Home

 

 

ESTILO

Después de años viendo a clientes elegantes haciendo combinaciones clásicas y llamativas, uno llega a la fácil conclusión de que el estilo es muy personal y que hay pocas, si alguna, reglas taxativas. Aún así, siempre hay ciertas pautas tradicionales de cómo se debe vestir una camisa. Intentemos resumir algunas aquí.

La camisa de vestir es una camisa muy simple y limpia en sus líneas. Se trata de evitar cualquier elemento accesorio o que recargue. Los elementos más típicos son:

El bolsillo: es más elegante no llevar bolsillo, las camisas lucen más. No sólo rompe la estética, sino que además la camisa no está hecha para soportar peso, y el introducir algo dentro del bolsillo deforma la caída de la tela. Además, en teoría uno no debería nunca sacarse la chaqueta, y ésta tiene todos los bolsillos necesarios (y la consistencia suficiente para no deformarse con el peso). No obstante, algunos clientes nuestros lo prefieren por una cuestión práctica.

Pinzas en la espalda: la espalda más elegante es la que va recta. Las pinzas se suelen poner en camisas prêt-à-porter para que el cuerpo una cierta talla de cuello albergue a personas con diferentes contexturas; hay que tener en cuenta que si una camisa queda estrecha es incómoda y no se compra, y sin embargo, si sobra se nota menos. Al hacer la camisa a medida, se adapta el tamaño de la espalda y pecho a cada cliente, con lo que se pueden eliminar las pinzas haciendo la camisa cómoda y elegante. Para un look más deportivo y mayor amplitud, a las camisas de sport sí se les suele poner una pinza central.

Tapeta: a nosotros en particular no nos gusta para la camisa de vestir. Se ve más limpia con el delantero liso, y la tapeta no añade mayor durabilidad ni fortaleza a la camisa. Pero depende mucho de los países; así en los anglosajones casi todas las camisas se hacen con tapeta, mientras que la costumbre de Francia e Italia es suprimirla en camisas de vestir. En las típicas camisas "button down" le añade un toque sport y centra mejor el delantero entre las puntas del cuello, por lo que es más aconsejable.

Tajalí con botón: la gran mayoría de nuestros clientes escoje el tajalí sin botón para las camisas de vestir. Es más limpio, elegante y fácil de planchar; además es frecuente romper el botón con la plancha o que uno se olvide de abrochárselo. Para evitar que se abra y se vea el brazo nosotros hacemos un tajalí más corto que permanece siempre en su sitio. Sin embargo, en camisas de sport el tajalí se hace más largo para poder remangarse la camisa, y esto obliga a poner un botón para que no se abra.


Mucha gente nos pregunta ¿qué cuello se lleva más? La verdad es que el cuello depende más de la fisonomía de cada uno que de algunas modas pasajeras. La regla que se suele aplicar es que las personas con el cuello ancho y caras redondeadas deben evitar cuellos abiertos (tipo italiano) y utilizar cuellos más cerrados que les estilicen. Por el contrario, aquellas personas con cuellos delgados y caras estrechas deben utilizar cuellos abiertos para no afilar tanto la figura. Por tanto, no depende de si uno es delgado o gordito, sino de la forma del cuello y la cara.

Con respecto a los puños está claro que el más elegante es el puño doble o francés. La única excepción es el frac, para el que se utiliza el puño simple pero con colleras; no así para el smoking.


La talla del cuello debe ser lo más ajustada posible siempre que no sea molesto. Por regla general, debieran caber un par de dedos entre la camisa y el cuello, pero no más. Un cuello grande da una impresión más desgarbada.


La manga debe tener el largo exacto para que siempre se vea el puño de la camisa. Si el brazo está estirado se debería ver entre 1 a 1.5 centímetros; cuando está doblado pueden asomar entre 2 y 4 centímetros, de tal forma que se vean las colleras.













En el cuerpo debe sobrar la menor tela posible. Cuanto más grande sea la camisa más tela sobra y más se arruga dentro del traje. Hay que alcanzar un buen compromiso entre comodidad y presencia, lo que sólo se consigue con una prenda hecha a medida. La "media medida" o "medida industrial" nunca consigue ese nivel de detalle y prestancia ("media medida" es cuando se le toman las medidas y se le asigna una talla de cuerpo de camisa a la que se le modifica sólo el cuello y largo de mangas).

Y como siempre si tiene alguna duda o comentario, no repare en preguntarnos.

 

 
Home