Home

 

 

TELAS

En esta página intentaremos explicar conceptos básicos del complicado mundo de las telas, y así aclarar algunos puntos sobre los que suele haber mucha confusión. Las telas de camisería se pueden diferenciar por tres elementos: la composición, el hilo, y el trenzado.

La materia prima: Una camisa de calidad debe estar hecha de fibra natural. Las más utilizadas son algodón, lana, seda y lino, siendo el primero el rey sin duda. A veces se mezclan dos de estas fibras, por ejemplo algodón con lana para hacer las típicas villelas; también es clásica la mezcla de seda y algodón.

Las mezclas con poliéster indican una camisa de calidad inferior. Tiene la ventaja de plancharse mejor, pero el brillo que adquiere y la falta de transpirabilidad hacen de ella una prenda que luce peor y es más incómoda. De hecho, es imposible encontrar en el mundo fabricantes que ofrezcan telas con hilados finos en mezcla algodón-poliéster; a partir de cierta calidad, sólo se hacen telas en fibras naturales. Por esta razón todas nuestras camisas son 100% algodón egipcio, a excepción de las villelas de lana-algodón.

Dentro del algodón, se suelen diferenciar calidades dependiendo de la longitud de la hebra. Cuanto más larga, mejor; los mejores algodones tienen hebras de entre 1.5 y 2.25 pulgadas, y destacan mundialmente el de Egipto, el Sea Island (originalmente de EE.UU.), y el peruano. ¿Y, ... en qué se nota? Es fundamental, el hilo hecho con estos algodones es más suave y resistente.

El hilo: al fin y al cabo la tela es tan sólo la unión de muchos metros de hilo, por lo tanto la calidad y estructura de éste determina la calidad de la tela.

Comenzando por lo básico, el hilo puede estar formado por uno o dos cabos. Cuando es de dos cabos significa que cada hilo en realidad son dos hilos entrelazados y retorcidos entre sí. Sería el "two ply cotton", famosa frase inglesa que figura en la etiqueta de muchas camisas y que denota un hilo de calidad. El de un sólo cabo es menos duradero y, por tanto, de inferior calidad. Los hilos verticales de una tela se denominan urdimbre, y los horizontales, trama. Pues bien, una buena tela debe tener tanto trama como urdimbre formada por hilos de dos cabos, y es lo que se denomina como 2x2.

Una vez aclarado ésto, hay que saber que el hilo se distingue también y principalmente por el título. Éste hace referencia a lo grueso o delgado del hilo, y cuanto más alto es el título más delgado es el hilo y mejor resulta.


Una camisa de confección estándar tiene un título de 50 a 60 en uno o dos cabos (el título se suele poner con la terminación "'s", que deriva de su denominación original en inglés). Una camisa buena suele tener entre 60's y 80's dos cabos, y sólo las mejores y más exclusivas marcas utilizan hilados entre 80's y 100's dos cabos. Títulos más altos es difícil encontrarlos en camiserías prêt-à-porter.

Nosotros utilizamos para nuestra línea clásica -Etiqueta Azul- hilos entre 90's y 100's dos cabos, y para nuestra exclusiva Etiqueta Negra hilados entre 120's y 140's dos cabos (en su mayoría suizo). Estos títulos responden a una medida antigua inglesa que significa que, por ejemplo, un hilo 100's tiene 100 veces 380 yardas de hilo por cada libra de peso de tela; es decir, que en una libra (unos 450 gramos) hay 38.000 yardas (unos 35 kilómetros). Cuanto más fino es el hilo hay que poner más hilos por centímetro cuadrado, para que la camisa no sea transparente. Estos dos factores hacen que la tela sea mucho más suave al tacto y tenga mejor caída.


El trenzado: por último, una vez que tenemos el hilo, éste se puede trenzar de muchas formas diferentes para obtener diferentes texturas. Las formas más típicas de trenzado en camisería clásica son: popelín (popelina o poplin), oxford, pinpoint oxford, piqué, villela, voile, batista y chambrais. De todos, el más extendido es el popelín, formado al trenzar el doble de hilos verticales que horizontales. En contra de un concepto muy extendido, el popelín no es una calidad de tela, sino una forma de trenzar el hilo, y por eso puede ser de hilo muy bueno o malo, y de algodón, algodón-poliéster, seda, etc. El oxford es un trenzado cuadrado (con igual número de hilos verticales que horizontales) que se suele hacer con hilos gruesos para denotar su textura típica; como es muy de sport, se creó el pinpoint oxford, una variedad de oxford con un hilo más fino y por tanto más de vestir. El voile es un trenzado exquisito que se hace con un hilo muy fino pero resistente, y con muy poca densidad de fibra. Esta combinación produce una tela muy difícil de hacer, pero inigualable para esos difíciles días del cálido verano.

Como conclusión, lo ideal sería que al comprar una camisa le dijeran de qué materias primas está hecha y el título del hilo que utiliza. El trenzado es algo que se ve a simple vista y se nota al tacto. Y si tiene alguna duda, no repare en preguntarnos.

 

 
Home